.
.

Plaza España



Plaza España 
  


Fue antes la Doctrina de Santa Marta, un lugar muy pobre, cuyos habitantes se dedicaron principalmente al comercio. La plazuela que por mucho tiempo llevó su nombre, cambió de denominación a raíz de la condición que exigió el alcalde José Miguel Forga para donar la fuente de Neptuno que actualmente adorna la plaza.

El Palacio de Justicia de Arequipa ocupa el lugar principal de la plaza. Este nuevo local de la Corte Superior de Justicia fue construido en los años 1980. Su moderno diseño arquitectónico contrasta con el uso del sillar y los vistosos vitrales, que fueron obra del artista Teodoro Núñez Rebaza.




Los tribunales de justicia quedaron antes en la segunda cuadra de la calle San Francisco, llamada también la calle del Libertador. En 1868 el local fue adquirido a José Manuel de Ureta, con el propósito de servir de sede de la Corte de Arequipa. Desde entonces permaneció en dicho lugar hasta la década de 1980 en que se trasladó a la Plaza España.



Mucho antes, en 1959, por gestiones del doctor Alberto de Rivero Delgado, que fuera presidente de la Corte Superior de Arequipa, se permutó la propiedad de la casa de la calle San Francisco con el terreno de propiedad del Ministerio de Guerra y que ocupara después el demolido Cuartel de Santa Marta, en la esquina de la Plaza España con la Avenida Siglo XX.


El doctor Alfredo Cornejo Chávez, cuando era presidente de la Corte Superior de justicia, en 1980, colocó la primera piedra del nuevo edificio del Palacio lie Justicia de Arequipa en la Plaza España. La ceremonia se llevó a cabo el Día del Juez. Estuvieron presentes el presidente de la Corte Suprema, César Fernández Arce, el vocal supremo, Alvaro Chocano Marina, y las principales autoridades de la ciudad. Se confeccionó una piedra conmemorativa de sillar sobre una base de madera que tenía el escudo de Arequipa y la siguiente inscripción: "Casa de la Justicia de Arequipa. 4 de agosto de 1980".




La intervención del doctor Alvaro Chocano Marina fue igualmente importante en la realización de la obra, como lo recuerda Alejandro Cornejo Cuadros en el libro "El mausoleo de la Justicia". "Fue la indesmallable participación de Alvaro Chocano Marina para conseguir que año a año se proveyeran los fondos públicos para continuar los trabajos, desde 1982 hasta la inauguración de la obra el 3 de septiembre de 1988". Acto que contó con la presencia del entonces presidente de la República, doctor Alan García Pérez.

Por allí entró el ejército chileno a la ciudad en 1883. Vecinos destacados del lugar fueron el médico José Benedicto Montesinos, en el siglo XIX, y el magistrado Manuel Segundo Núñez Valdivia, en el siglo XX, por citar solo dos nombres.

El médico arequipeño Montesinos (1834 - 1892) tuvo su casa en la plazuela de Santa Marta, como se llamó antes a la actual plaza España. Luego se trasladó a vivir a la calle San Juan de Dios. Su labor al servicio de los más pobres y humildes hizo que, en su tiempo, fuera reconocido como médico caritativo por excelencia. Su deceso dio lugar a múltiples muestras de gratitud. Víctor Andrés Belaunde cuenta en sus memorias que "Arequipa le rindió un impresionante homenaje el día de su entierro al que asistieron las instituciones de beneficencia y numeroso pueblo".

El doctor Manuel Segundo Núñez Valdivia fue presidente de la Corte Superior de Arequipa (1961 - 1962), vocal supremo y presidente de la Corte Suprema de Justicia en 1970.

La iglesia de Santa Marta dio el nombre a la plazuela del lugar que, durante la colonia, fue doctrina de indios.


 


En su obra titulada "Suelo de Arequipa convertido en cielo", Ventura Tra vada y Córdova cuenta que al tiempo de la fundación de la ciudad, Santa Marta fue una breve capilla dependiente de San Lázaro, que a causa de la torrentera que inundó este lugar, pasó a convertirse en parroquia, bajo la advocación de Santa Marta, abogada en los continuos terremotos que asolaron Arequipa. "Este templo (decía el historiador arequipeño), que fue en sus principios muy estrecho se extendió con el tiempo, y el Ilustrísimo Señor Don Fray Juan de Almoguera lo edificó de calicanto".

Por su parte, el historiador y archivero Alejandro Málaga Medina afirma "que la primera iglesia que se construyó en el barrio de Santa Marta data de mediados del siglo XVI, pero fue destruida por los terremotos de 1582,1600 y 1604, durante los cuales se sacaba en procesión a la Santa por ser, precisamente, Patrona".

La nueva iglesia hecha de cal y canto fue concluida por el obispo Almoguera. Pero también fue destruida por el terremoto del 13 de mayo de 1784. Gracias a la voluntad del párroco Felipe Ascencio Delgado se volvió a levantar la iglesia. De esta nueva construcción, dice Málaga Medina, "aún quedan los muros, en uno de los cuales existe una hermosa portada lateral bellamente decorada; así como la Capilla de la Caridad y los contrafuertes que sostienen los muros".

En el siglo XVIII, la Doctrina de Santa Marta fue un poblado muy pobre. El intendente español Antonio Alvarez y Jiménez cuando visitó dicho lugar constató que la principal actividad de los pobladores de Santa Marta era el comercio. Según el historiador Málaga Medina, "particularmente se dedicaban a la carnicería, para lo cual viajaban constantemente a la sierra por ganado mayor y menor para abastecer al público arequipeño (...) Asimismo, se dedicaban a la venta de bayetas y tocuyos que tejían o los mejoraban por medio de la tintorería". Mientras tanto, las mujeres "se dedicaban a preparar el güiñapo (maíz crecido) para elaborar la chicha que consumían en grandes cantidades".

La iglesia de Santa Marta forma parte del circuito religioso de procesiones por Semana Santa. El Señor de la Caridad es una antigua devoción que, por varias décadas, estuvo a cargo de la familia Belaunde. Fue, precisamente, Víctor Andrés Belaunde quien recordó en sus memorias la famosa procesión del lunes. Dijo que "a diferencia de otras procesiones en que hay una nota de esperanza y de alegría, en esta de Santa Marta, por los cánticos, la compostura de los acompañantes y la hora crepuscular en que se realiza, hay una nota de tristeza con el recuerdo de la pasión de Cristo".

La plazuela de Santa Marta cambió de nombre a raíz de la condición que exigió el ex alcalde de Arequipa, José Miguel Forga, para donar la fuente de Neptuno que actualmente adorna la Plaza España. La misma que fue traída desde Italia.

José Miguel Forga Selinger fue hijo del catalán Miguel Forga Barnack, pionero de la industria arequipeña. Fue un comerciante extranjero que en poco tiempo se convirtió en industrial. Fundó el 30 de agosto de 1897 la Fábrica Hilados y Tejidos El Huayco.



La zona donde funcionó la fábrica fue estratégicamente escogida para aprovechar las aguas del río Chili y así poder generar energía eléctrica para el funcionamiento de la fábrica. Se preocupó también por atender las necesidades de sus trabajadores. Con tal fin hizo construir una escuela, una capilla y una biblioteca para los hijos de los trabajadores. Se respetó, además, los puestos de trabajo por familia, dándole un carácter hereditario. En suma, la suya fue la primera industria arequipeña que estimuló la producción de algodón y lanas en la región.

En la primera cuadra de la Avenida Parra construyeron un hermoso palacete y en Moliendo tenían su casa de verano, conocida como el castillo Forga.

 
(El 18 d emayo de 1921 el circulo de obreros catolicos celebra sus bodas d e plata. Pronuncian discursos el doctor Jose Miguel de la Rosa,Tomas Berenguel y Jose Luis Herrera. El señor Jose M. Forga propone al municipio donar una hermosa fuente de marmol para que sea inagurada en las fiestas del centenario de la independencia en la plazuela llamada d e la independencia y pide se le cambie el nombre por Plaza España . El municipio acepto el pedido y la donacion , la plaza con tal nombre y la fuente todavia la podemos ver hoy ....... fuente "Historia General de Arequipa"

El padre de Jose Forga fue el empresario español afincado en Arequipa Miguel forga Barnack, quien contribuyo muchoa ldesarrollo de la ciudad tuvo una tienda comercial en la calle del teatro(general moran), expandio su actividad comercial en la exportacion de lanas y instalo un lavadero de lanas en las inmediaciones de la lloclla d e San Lazaro (lavadero que despues pasaria a manos d e Michell y CIA) , pionero en introducir innovaciones tecnoloficas en Arequipa dueño de la fabrica de hilados del Huaico trato d e buena manera a sus trabajadores su fabrica estimulo la produccion de lanas y algodon en la región tuvo numerosos hijos que destacaron en la actividad publica d e la ciudad , por otra parte el castillo Forga en mollendo es un recuerdo del esplendor de su familia) .





Su hijo, René Forga Sanmarti, también fue alcalde de Arequipa, entre los años 1979 - 1980. Durante ocho años fue Gerente de Lanificio del Perú S. A., fábrica que planificó e instaló en 1944. También fue presidente de la Asociación de Cámaras de Comercio de Arequipa.

AI ser entrevistado, con motivo de su nombramiento como alcalde de la ciudad, señaló "que aceptaba el cargo haciendo honor a su padre, don José Miguel Forga, quien asumió la más alta designación edil en momentos que la Patria recordaba el centenario de la Batalla de Ayacucho".

En la actualidad la Plaza España es el centro de los abogados y litigantes que a diario acuden a la Corte Superior de Justicia. Alrededor de la plaza se ubican estudios de abogados y notarías que forman parte del entorno. En los últimos tiempos ha sido escenario de manifestaciones políticas y acciones de protesta. El lugar, sin embargo, mantiene ese aire entre moderno y clásico que es su principal característica.



FUENTES:
Víctor Andrés BELAUNDE. Arequipa de mi infancia. Memorias. Lima 1960.
Alejandro CORNEJO CUADROS. El mausoleo de la Justicia. Arequipa 2005.
Alfredo CORNEJO CHÁVEZ. Apuntes para la historia judicial de Arequi¬pa. Segunda edición corregida y aumentada. Arequipa 2008.
Alejandro MÁLAGA MEDINA. Arequipa. Estudios históricos II. Ira. Edición, 1985.
Ventura TRAVADA Y CÓRDOVA. Suelo de Arequipa convertido en cielo. Edición facsimilar. Ignacio Prado Pastor (editor) - 1993.

No hay comentarios :

Publicar un comentario